¿Cuando impulsar a tu hijo a ser mejor, sin presionarlo?

Todos queremos lo mejor para nuestros hijos. Pero nuestra idea de lo que es mejor para ellos puede que no siempre coincida con la de ellos. A menudo los padres dan un empujón hacia la decisión que creen correcta, tratando de encontrar ese delicado equilibrio entre alentar y presionar demasiado.  

Pero, ¿qué es lo que está presionando demasiado? En el mejor de los casos, hacer que los niños hagan cosas que sean desafiantes para ellos les enseñará la agallas y la flexibilidad, al tiempo que ampliará su visión del mundo, ya sea participar en deportes, probar una obra o participar en una nueva situación social o hasta estudiar en el extranjero.

 Pero en el peor de los casos, empujar a los niños demasiado lejos puede hacer que se retiren hacia adentro, que se resientan o que desarrollen una ansiedad aún mayor por probar cosas nuevas. Puede ser difícil determinar cuánta presión de los padres sobre los niños es saludable y cuándo debe retirarse.  

Lo más importante es la comunicación con ellos, siempre estar abiertos a lo que ellos realmente quieren.

Muchas veces impulsamos a los niños a hacer cosas dependiendo de nuestro criterio sobre lo que más les conviene. Eso podría incluir presionarlos mientras están en la escuela para que estudien más, para que tengan un mejor desempeño académico. Lo importante es hacerles entender que  no los estamos presionando, jamás verlo de esa manera, que los estamos impulsando para  que tengan mejores opciones en el futuro, becas en la universidad o que sus aceptaciones sean peleadas en las mejores escuelas del mundo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *